Detalle listones 870x400

Lo rústico está de moda. Llevamos varios años viendo su crecimiento y ya no es extraño encontrar materiales como los palets, en un principio relegados al ámbito de la construcción, presentes en las composiciones decorativas más modernas. Dentro de esta tendencia encontramos la utilización de tableros macizos y fenólicos fuera de su "hábitat".

Tradicionalmente el empleo de tablero fenólico (o marino) estaba reservado a los profesionales del bricolaje. Es un tablero contrachapado, normalmente en abedul, con un tratamiento que le hace especialmente resistente al agua. Unas características tan concretas normalmente se dedicaban a trabajos muy concretos, como suelos para barcos o construcciones susceptibles de mojarse. 

Flick: Maciej WojnickiSin embargo en los últimos tiempos su acabado tan peculiar y la posibilidad de ser teñido ha atraído la atención de gran número de diseñadores, que han visto en él una oportunidad para dar un toque único a sus creaciones.

En cuanto al pino macizo lo normal es verlo en forma de listones, escondido detrás de frisos y debajo de tarimas. También lo encontramos en muebles antiguos, demasiado grandes y pesados para una sociedad a la que le gusta renovar su mobiliario cada vez más a menudo. Ahora se mezcla con melaminas y formicas, incluso se utiliza como encimera de cocina, combinado con puertas monocromas en alto brillo. Un lavado de cara para una de las maderas más típicas de nuestro país.

No es la primera vez que un material de construcción se incorpora al mundo de la decoración. Hace tiempo pasó algo similiar con el tablero OSB o tripli, que llegó a estar presente en casi todos los hogares españoles.

Comparte este post

Deja un comentario